Las verdaderas necesidades del ser humano

Cuando me veo a mí y a los otros como almas espirituales, con el desapego que obtuve en la práctica de la meditación, experimento que me vuelvo más simple y se reducen mis necesidades. Comienzo a tener conciencia que calidad es mejor que cantidad.

En conciencia de alma es más importante calidad que cantidad
En conciencia de alma calidad es mejor que cantidad

En cambio la ilusión de que soy un cuerpo y la creciente cantidad de deseos que esto genera me lleva a pensar que la felicidad está en tener cosas y generar con ellas relaciones de apego. Donde hay miedo a perderlas hay apego y la felicidad se hace prácticamente imposible.

El cuerpo es un vehículo, y un vehículo importantísimo, porque gracias a él podemos realizar acciones que nos lleven a alcanzar una mejor calidad de vida. Pero tengo que ubicar al cuerpo en su sitio: “yo soy un alma y este cuerpo es mi vehículo”, “el cuerpo es el vehículo y yo soy el conductor”.

Para esto tengo que desapegarme del cuerpo y poner un punto final a los pensamientos del vehículo y las relaciones que experimento a través de el, por lo menos durante el tiempo que medite. Luego podré experimentar que soy un ser que está separado del cuerpo. El ser que le da vida a este cuerpo, la energía viviente, no física, incorporal.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s