Las dependencias del alma

Las tablas a las que el alma se fue aferrando (a lo largo incluso de varios nacimientos) y se sigue aferrando, son múltiples, es decir, religiones, filosofías, personas e incluso objetos materiales y sustancias. Tanto es así que hoy se cree a estas cosas indispensables para sobrevivir. Y si bien es cierto que no podemos contra todo el mundo y necesitamos de los demás y asociarnos libremente, el tema es cuándo hay una dependencia de aquellas cosas, y olvido que en el centro de todo lo que viene y pasa por mi vida, estoy yo, es decir, el alma, el ser espiritual.

images el sendero
Foto, fuente: elsenderodelchaman.com

Cuándo buscamos cosas para satisfacer nuestras necesidades emocionales, en realidad estamos distorsionando un deseo del alma de sentirse completa y satisfecha. Y esa satisfacción nunca puede venir de las cosas materiales.

Las cosas externas, incluyendo las personas, van y vienen, estas no permanecen eternamente porque la materia está destinada a desgastarse con el paso inexorable del tiempo, pero lo que permanece es la energía pura e ilimitada que es eterna, y vuelvo a hacer referencia aquí al alma.

El alma es un punto de luz de energía incorporal, que tiene su asiento en el cuerpo en la glándula pineal, y desde allí controla todas las funciones cerebrales y en general vitales. Y esto lo hace en forma inconsciente, pero también realiza otra función que podemos manejar conscientemente, y es la función con la que tomamos decisiones en la vida, y es el pensamiento.

Profundizando un poquito más vemos, que el alma tiene tres “órganos” sutiles, es decir, la mente (que crea pensamientos), el intelecto (que juzga la calidad de estos pensamientos para ponerlos en práctica o no) y el subconsciente (que dispara constantemente experiencias al intelecto almacenadas a la manera de ranuras en una tabla de madera).

Entonces, en definitiva:

¿Qué función me puede ayudar a controlar el poder de los pensamientos, y hacerme amigo de la mente, intelecto y del subconsciente?:

la meditación.

Particularmente la meditación Raja Yoga, que practico desde 1997, me ha ayudado mucho a centrarme más en el ser, y ser más consciente de los aspectos esenciales de la vida, solo hay que ponerla en practica y tener paciencia. Te dejo un link a un centro de meditación cerca tuyo para que te acerques a practicar libremente, todas las actividades de Brahma Kumaris son gratuitas y laicas.

Anuncios

El pesimismo, el método para mantener las cosas cómo están

La meditación me puede ayudar a conectar con la positividad y la pureza del alma, que puede realmente transformar mi vida.

Porque en unas cuántas sesiones, sin expectativas, sólo incorporándola a mi rutina diaria, el resultado será una nueva luz en el intelecto, que disipa la oscuridad, y me hace ver los obstáculos cómo nubes.

z1012247_538200186278538_998157019_n[1] - copia.jpg
Foto, fuente: brahmakumarisvalencia.blogspot.com.ar
La meditación me hace ver qué tengo la capacidad de disipar con esfuerzo y voluntad, las contrariedades de la vida. Cómo reza un antiguo proverbio, si puedo ver un obstáculo, un problema, es porque tengo la capacidad de solucionarlo. Sino la mente no lo vería. Pero no tengo que ver los problemas, solo concentrarme en las soluciones, porque la solución me está esperando en la consciencia del alma, por eso es muy importante dar el primer paso en la meditación, y este es tomar consciencia de que soy un alma, un ser espiritual.

Luego de percibir que también tengo una dimensión espiritual, la solución del problema está en seguir meditando, y llenándome de poder espiritual. Para eso, el siguiente paso es conectarme con la Fuente de este poder, del poder del alma. Me refiero a Dios, El Alma Suprema, a quién se lo llamó con distintos nombres a lo largo de la historia y la evolución de la cultura: Shiva, Alá, Jehová.

Para esto también tengo que llegar con el pensamiento a dónde este Ser Espiritual, Incorporal. Este lugar que también fue conocido con distintos nombres cómo el Cielo, el Nirvana, Parandhan. El lugar que en el arte medieval era reservado para las Bóvedas de los Templos e Iglesias.

Allí podemos llegar exactamente conociendo cómo aquietar los pensamientos, y disminuir su flujo para que la mente entre en la experiencia del silencio a través de la meditación.

Pero antes de esta experiencia, tenemos que para conectar con estos elementos espirituales, tenemos que concentrarnos en aquello que es no físico, las analogías nos pueden servir cómo una escalera, pero luego cuándo llegamos arriba, tenemos que dejar la escalera, pero no perder la conexión con nuestra naturaleza espiritual, cómo decíamos, el alma.

El alma es la fortaleza, el alma es el principio espiritual en nosotros, la vida, por guiarnos por estos pensamientos de que soy un ser espiritual, y experimentar su verdad, belleza y bondad en meditación, entonces esto nos sirve cómo parámetro, para alejarnos de las acciones que nos den sufrimiento.

Si queremos servir a las almas, pero no mantenemos un equilibrio con una auto-profilaxis del alma, entonces lo que intentemos realizar no tendrá cimientos fuertes, entonces, nos encontraremos cayendo por la propia gravedad de las acciones que realicemos, porque nuestro propósito ya no está visible, no estamos conscientes de el.

Entonces, abrimos la puerta a la vieja personalidad, y perderemos la realeza de la pureza y la limpieza del alma. Hay una cosa que podemos controlar, nuestro propio espacio, interno y externo. Nuestro comportamiento tiene que reflejar los arquetipos con los que comulgamos internamente.

Aplicar la fuerza de voluntad

Permanecer absorto en el amor del Padre desde las horas tempranas de la mañana, es permanecer desapegado. De esa forma es fácil desafiar a la gravedad y aplicar la fuerza de la voluntad para vencer los obstáculos.

Hay un camino al Hogar, al corazón de Dios, y ese camino fue recorrido ya casi en su totalidad por Brahma Baba, nosotros tenemos que seguir esas pisadas. Brahma Baba, es el instrumento que utiliza Dios, para hablar este conocimiento.

60d59f1f3fd8963c62432d07c5954667.jpg
Foto, fuente: pinterest

Principalmente utiliza el cuerpo y las memorias de este ser humano. Pero no las utiliza así nomas, sino que las utiliza a medida que las va purificando y renovando. En realidad, el mismo Brahma hace el esfuerzo de purificarse, utilizando su propia voluntad, el también desafía a la gravedad.

Por eso en Brahma Kumaris, seguimos el ejemplo de Brahma, porque es el primero que se volvió karmateet, es decir, libre de karma, lo que es lo mismo que decir igual a Dios, El Liberador, y es este sentido también nosotros liberamos a las almas del sufrimiento.

La forma fácil de vencer los obstáculos es seguir, como decíamos, los pasos de Brahma Baba, y el, al igual que nosotros, buscamos siempre ser obedientes al Padre, es decir, desde el principio, Shiv Baba, cómo El Profesor Supremo, nos dictó un código de conducta, el cuál, lejos de estructurar nuestra vida y dificultarnos el vivir, lo hizo extremadamente fácil, porque Shiv Baba, Es el Todo Conocedor.

El conoce los secretos del principio medio y fin, y conoce al alma, y entonces, nos puede dar los lineamientos para que no nos metamos en problemas. Entre estos lineamientos que forman un Código están el de meditar en las horas temprano de la mañana. Meditar en todo momento que pueda, o las situaciones de la vida cotidiana me lo permitan. Permanecer célibes, entre otros.

Pero si lo analizas bien, desde el comienzo de nuestra practica de meditación Raja Yoga, el esfuerzo grosero es básicamente ponernos a tono con estos lineamientos. Pero es el esfuerzo que más a consciencia hacemos, porque tenemos el corazón repleto de amor. Dios, nos colma con el amor de haberlo encontrado, parece que todo es posible junto con Él, entonces, volverse vegetariano, o célibe, parece poco en comparación de volverse parte de la familia Brahmin, es decir un hijo adoptivo de Dios, a través del conocimiento.

Porque cómo un hijo de Dios, obtengo, cómo derecho de nacimiento, todos los tesoros del corazón de Tal Padre, y todos los poderes y virtudes que soñé desde siempre, y que buscaba en mi vida, la colman de felicidad.

Experimento, con cada paso que doy en el cumplimiento de los lineamientos una felicidad sin límites. Siento que toda mi búsqueda de Dios, y mi deseo de religiosidad, de este nacimiento, e incluso de muchos nacimientos, es finalmente satisfecho. Y Dios, se hace cargo de mí desde ese momento. A cada paso que doy en el cumplimiento del código de conducta.

Entonces realizo que puedo obtener literalmente un palacio, con solo entregar un puñado de arroz ¿No crees que es un buen negocio?

La Edad de Oro es un estado de conciencia

Esta noche estaba viendo una clase del hermano senior Satish de Brahma Kumaris en el Internet. El dijo una frase que me quedó inmediatamente grabada en la cabeza, y es la que le puse de título a esta entrada:  “La Edad de Oro es un estado de conciencia”.

maxresdefault

Y continuaba diciendo para explicar que si en la conciencia tenemos ego, apego, avaricia, ira, etc. Entonces tenemos el estado de la Edad de Hierro.

¡Y vaya si eso me hizo pensar!

Porque nos pasamos tanto tiempo tratando de explicar que es la Edad de Oro y cómo el Ciclo del Mundo gira, hasta tal punto de que perdemos contacto con la realidad del ser, del alma.  El alma es el protagonista de este viaje alrededor del ciclo.

Inmediatamente tuve el pensamiento de que el mundo no gira independientemente del alma, el alma es protagonista de este viaje, en distintos cuerpos, estos cuerpos son cómo distintos trajes, y la escenas también cambian. El alma es la parte interior de cómo gira el ciclo del mundo, el mundo es como lo que vemos exteriormente.

El alma está realmente viva y gira a la par del ciclo cuando está consciente de sus cualidades originales, divinas, es el tercer ojo del que hablan las escrituras budistas e hinduistas.

Girar el disco de auto-realización es girar a la par que el mundo, en armonía con el, en un dialogo de complicidad con la existencia.  Desde la conciencia del cuerpo a la conciencia del alma, o sea desde la Edad de Hierro, a la Edad de Oro (en la conciencia).

Ya sabes, no te olvides de compartir, comentar, reaccionar, lo que tengas ganas…

Autorespeto

Simplificar la vida más allá de sus posibilidades también es forzar los acontecimientos. Del manzano caen las deliciosas manzanas naturalmente cuando están listas.  Pero para que recibamos este maravilloso fruto del árbol hubo una serie de acontecimientos “naturales” previamente.  

imagen-del-virtuscopio
El Juego del Virtuscopio de la Iniciativa “Valores para Vivir” de Brahma Kumaris

Me refiero a que si el agricultor o la naturaleza no hubieran seleccionado la semilla para plantar en la tierra, si esta luego no hubiera sido regada convenientemente, nuevamente aquí por el agricultor o por la lluvia, y finalmente no se hubiera mantenido convenientemente un cuidado del retoño que luego se convertiría en árbol, entonces el delicioso fruto no hubiera caído de maduro.

Con las virtudes pasa lo mismo.  La semilla del conocimiento espiritual tiene que morir para transformarse en el fruto de las virtudes y de todo aquello que hacen apetecible a la vida.  Pero también es fundamental que cuidemos al retoño de nuestra alma para que no sea tapada y finalmente muerta por las malezas, por ejemplo los pensamientos negativos e inútiles que nos llevan a realizar acciones cuyos frutos no deseamos.

No puede crecer y dar frutos la vida sino quemamos la maleza alrededor.  Para esto necesitamos el fuego del Yoga (ver Raja Yoga). Y este fuego se alimenta con el amor, por Dios (ver El Yoga con el Alma Suprema) y por mis hermanos las almas.  Si ahogamos la plantita del amor con pensamientos de rencor e ira nunca llegaremos a ser felices.

La felicidad es el fruto de una vida de servicio y amor a las almas y a Dios.

Si te gustó este artículo no te olvides de compartirlo y darle un like. 🙂