El agua del conocimiento, El fuego del Yoga

Son las dos herramientas que usa Dios, Nuestro Padre, para hacernos recordar nuestro estado original, dónde nuestro nivel de virtud estaba en su mayor esplendor. Algunos lo llaman pureza, otros espiritualidad, moralidad, etc. Pero lo cierto es que cuándo encontramos el punto de equilibrio entre lo físico y la espiritual, la vida se torna más tolerable y agradable. Recuperamos una relación sana con los demás y con nosotros mismos.

080f36c22d3315552c6d24e5da473337.jpg
Foto, fuente: Pinterest.com

¿Qué es el agua y el fuego del conocimiento y el Yoga (Raja Yoga)?

Dios, ha venido desde su Hogar, más allá del sonido, de completa Paz y Silencio. El nunca pierde Sus atributos originales de Paz, cómo así también sus demás atributos y valores, porque Él es un Ser Espiritual, que está completamente desapegado de la experiencia corporal, porque nunca tiene un cuerpo, propio.

Dios el mejor aliado en la batalla

El toma prestado el del primer hombre, Adán o Adi Dev, cómo se dice en La India. Pero no lo toma en el Paraíso, cuándo este primer hombre está en su estado de máximo esplendor, porque cuándo este Primer Hombre (Krishna), en su nacimiento anterior, había experimentado gracias al Conocimiento de Dios y el Yoga (Raja Yoga), pasar de ser el Feo a ser el Hermoso, Syan Sundar.

Él había hecho esfuerzos por purificar su alma con las alas del Conocimiento y el Fuego del Recuerdo Divino, del Recuerdo de Dios, el Raja Yoga. Y ese es el tiempo que estamos viviendo nosotros, un tiempo de transición. En el que también nosotros podemos seguir los pasos de Adi Dev y reclamar nuestra herencia del Paraíso en base a la pureza.

¿Qué es la Pureza?

La Pureza es el mayor poder que tenemos con nosotros. Porque la Pureza hace que las almas se inclinen ante nosotros. Todos aman a aquellos que son puros (excepto cuándo eso les crea conflictos en su conciencia).

Pero ¿Qué es la Pureza?…

No es ni más ni menos que nuestro estado original, de nosotros el ser espiritual, el alma, teníamos ese estado de máxima pureza de nuestras virtudes, y máxima energía en nuestro interior, sin fisuras y sin excepción antes de venir a este Mundo Físico. Por eso lo buscamos tanto.

Así que cuándo amamos a las almas puras e inocentes (cómo los niños), es porque sabemos que nosotros también eramos así, no solo en la niñez, sino a lo largo de todas y cada una de las existencias en las que nos sustentaba la energía de nuestra pureza. Pero lamentablemente, el estado del alma, sigue al estado del Mundo.

Cuándo estos primeros habitantes Originales del Paraíso, comenzaron a olvidar su grandeza cómo almas y comenzaron a verse cómo formas humanas y corporales,cayeron en la inconsciencia de su pureza original, y entonces, todos los que los seguimos, también nos vimos influidos por la conciencia del cuerpo.

Pero eso no está mal ni bien. Es así cómo tiene que suceder. A pesar de la conciencia del cuerpo, el alma, continúa siendo feliz por 2 milenios y medio. Cuándo el nivel de impureza nos genera una desconexión tal con nuestra alma, que ya comenzamos a echar de menos esos valores espirituales y los comenzamos a buscar de vuelta.

El peculiar momento actual

Y en eso estamos ahora, algunos satisfechos con lo que han encontrado cómo soporte espiritual, ya sea una filosofía o técnica de meditación, etc.

Pero sino es el caso de que estás contento, te invito a investigar un poquito en la Página de Brahma Kumaris (la que me ayudó a encontrar la graduación optima para mí tercer ojo espiritual, pero cada uno tiene que encontrar la suya). Por ahí te sirva si eres un buscador cómo yo y todos nosotros los viajeros nos encontramos en un punto muy particular en la historia. Nuestra alma nos reclama.

Anuncios

La Paciencia es la Clave de los Procesos Vitales

La paciencia es producto de los 8 habilidades que nos aseguran una relación sana y estable con nuestro entorno. A continuación comparto mi visión acerca de la paciencia, a la vez que digo cuál es para mí el contexto en el que esta virtud me parece más útil. Todo esto precediendo a una breve explicación de estas habilidades. Ten en cuenta que esto me funciona para mí, lo cuál no quiere decir que sea algo universal porque todos somos distintos, pero a la vez nos enriquece cuándo intercambiamos visiones.

headboletinjulio.png
Foto, fuente: vozdepaz.net

¿Qué es la paciencia?

La paciencia es una de las virtudes más útiles en estos tiempos, justamente por su escases. Operar en este mundo sin paciencia es cómo ir en un vehículo por la autopista sin frenos. Se pierde el control, y lo que es más grave, pierdo la dimensión de las cosas y se me van de las manos.

Necesitamos paciencia para hacer nuestras vidas más agradables y útiles, porque la paciencia me hace esperar cuándo es inútil avanzar, hay que saber respetar las señales que el “semáforo de la vida” me pone enfrente.

¿Cuándo debo tener paciencia?

La paciencia es necesaria en las situaciones que frecuentemente atravesamos. Por eso es útil tenerla a mano en nuestra “caja de herramientas” de las virtudes y emociones positivas.

La conciencia del alma, nos ayuda positiva-mente a generar y expresar más paciencia.

¿cómo?…

Nos ayuda a parar, a ser capaz de volverme un observador de mis procesos de tal forma que me vuelva un observador desapegado. Algunas situaciones más que otras nos demandan que nos involucremos, cuándo sintamos que estamos en el ojo de la tormenta, poco podemos hacer, más que mantener una sana actitud de paciencia.

¿Que es lo que más nos demanda paciencia?

La vida es un sube y baja emocional sino sabemos observar las situaciones sin involucrarnos. Por lo tanto alguna disciplina espiritual que nos mantenga ocupados a la vez que permanecemos introvertidos, nos ayudará a pensar psicológicamente y de esta forma poder fluir y adaptarnos en las situaciones. Esto, cómo dijimos en el apartado anterior, lo podremos hacer cuándo las situaciones nos permitan tomarnos algún tipo de grados de libertad para actuar.

¿Cómo podemos mantener paciencia en las situaciones de la vida cotidiana?

z1012247_538200186278538_998157019_n[1] - copiaEsta es la pregunta que prácticamente todos nos hacemos en algún momento, y a veces varias veces al día. Y es que todos tenemos nuestra formas predilectas de perder nuestra paciencia. Para eso necesitamos encontrar un punto desde el cuál podamos actuar, y para esto necesitamos encontrar nuestro espacio interior de paz y silencio.

A continuación comparto contigo mis 8 tips de disciplina mental/ espiritual, que me ayudan a mantener la paciencia cuándo todo parece indicar que hay que hacer lo contrario.

8 Tips para mantener la paciencia frente al Caos

  1. Mantener una sana actitud de introversión frente a la vida. Hay dos formas comunes de vivir la vida, exteriorizándolo todo hasta el punto en que pierda conexión con mi ser, o siendo tan exageradamente introvertido que no se me escape ni una emoción, pero en ambos casos estamos en una posición ficticia, dónde no hay un equilibrio entre el mundo (Macrocosmos) y mi ser (Microcosmos). Volvamos a recordar aquí que las situaciones nos arrastran a actuar y a determinadas experiencias y que no podemos evitar a veces tener que dejar nuestro asiento de observador y entrar en la acción. Por lo tanto el equilibrio es la clave.
  2. Tomar solo lo bueno. Cúando nuestro intelecto entre en su función de discernir y razonar, tratemos de que solo piense en aquello que es estrictamente necesario. No tengamos ningún deseo de realizar alguna acción, menos de realizar acciones inútiles o que dañen nuestra auto-confianza. Soy lo más valioso que tengo, y sino me “cuido” en las situaciones, y me expongo a los dichos y juicios infundados de otros o a los de mi propio ego, entonces saldré afectado en mayor medida de lo que amerita la situación.
  3. Aceptar aquello que no podemos cambiar. Una vez que tomamos lo bueno, estamos en condiciones de saber aquello en lo que inevitablemente tendremos que intervenir. Concediendo la debida importancia a los detalles pero no dejándome abrumar por ellos. Hasta el punto que sea tolerante al medio exterior extraño, en esa medida seré capaz de aplicar luego la paciencia.
  4. Sacar conclusiones del ambiente. La tolerancia nos permite sacar percibir las cosas con claridad meridiana, gracias a la acción de la actitud introvertida y observadora.
  5. Decidir el curso de acción a seguir. Una vez que percibo (no solo veo) sino que uso todas mis facultades subjetivas al servicio de mi espiritualidad, decido implementar un curso de acción que me ayudará a obtener el máximo beneficio, junto con la menor sensación de perdida. La acción puede basicamente ser de dos tipos, que configuran una actitud frente a esa situación. Tal es así que puedo adaptarme a la situación o transformarla, y cada vez me voy acercando al momento en que la paciencia larga su bello perfume.
  6. Adaptarme a la situación. Si considero que no es bueno, ni útil que me embarque en transformar la situación, ya sea porque considero que no poseo todavía los recursos (en cuyo caso tendríamos que tener paciencia hasta que logremos conseguirlos), o porque siento que no voy a poder tolerar la situación sobre mis espaldas, puedo decidir adaptarme. Hay que aclarar que si opto por adaptarme ya estoy en cierta medida transformando una situación que no puede ser del todo positiva en algo positivo, aunque en algún momento necesitaré transformar más profundamente la situación.
  7. Transformar la situación. Cuándo me siento en capacidades de hacerlo, actúo con Fe y Determinación. Es necesario tener el cuenta que toda acción genera una reacción igual y opuesta (La Ley de Newtoon), y parte de esa reacción vendrá en forma de ciertos “costos” que pagaré por actuar, nada es gratis en esta vida, ni siquiera tomar un vaso de agua. Pero así las cosas no puedo posponer indefinidamente una respuesta más asertiva a una situación en la vida, porque eso dejaría de ser paciencia y se transformaría en pasividad.
  8. Tener la intención siempre de servir a un proceso mayor a mi mismo. La conexión con lo espirutalidad me hará cobrar una nueva dimensión de las situaciones, con proposito, y me hará dejar de ver los obstáculos en el camino cómo tales y en su lugar los veré cómo escalones en la escuela de la vida, que me genere motivación y ganas de vivir y salir adelante.

Cómo Evitar la Decepción

La decepción es producto de expectativas demasiado altas que no se cumplen. Pero la realidad a veces dicta sus propias reglas. Generalmente cuándo hay decepción es que hay angustia y preocupación por una situación dada, y esperamos soluciones mágicas que muchas veces reducen la tensión pero que no llegan a solucionar el problema completamente. La solución que exploramos aquí incluye la meditación y la espiritualidad.

0001160719.jpg
Foto, fuente: ultimahora.com

¿Qué es la decepción?

La decepción se da cuándo mis expectativas no son satisfechas, y esto puede ser producto de tener un umbral alto de cómo deben ser las cosas, pero ¿Qué son las cosas? Qué es aquello que consideramos importante y nunca se verifica en la realidad. Esta es una pregunta importante y antes de dirigirnos hacia una meta primeramente tenemos que haber descrito esa realidad usando algún procedimiento de validación de metas cómo el S.M.A.R.T. (al final un vídeo breve sobre el tema).

Cómo dice la máxima de la PNL: 

“Sino sabemos hacia vamos cualquier camino nos lleva”.

Entonces cómo primera medida tenemos que definir nuestros objetivos de manera que casi podamos palparlos con nuestra mente cómo si fueran nuestras manos.

¿Cuándo comienza la decepción?

Siguiendo con este órden de ideas, la decepción comienza cuándo sentimos que nuestros días pasan y nuestros recursos se desgastan, sin que obtengamos un resultado significativo en algún plano concreto (ej.: matrimonio, trabajo, familia).

Entonces, al no tener definido que es aquello que voy a experimentar cuándo consiga mi objetivo o meta (producto justamente de no haberlo visualizado con precisión previamente), entonces puedo pasar delante de ello y no verlo, al igual que puede pasar frente a la oportunidad que me llevará al éxito y no percibirla, porque mi cabeza no tiene un enfoque claro.

¿Cómo evitarla?

Entonces para evitar la decepción yo hago lo siguiente:

  1. Mantengo mi mente clara libre de pensamientos inútiles que sobrecargan mi cabeza y me hacen perder el foco de lo importante. La operación que me llevará a concretar requiere paciencia, cómo uno de sus factores principales (aquí hay un vínculo a un artículo previo sobre la paciencia que he realizado estos días), y la paciencia se ve favorecida por un proceso de 8 pasos que incluye (introversión, empaquetar, tolerar, discernir, decidir, adaptarme y transformar para finalmente cooperar).
  2. Tengo una visión optimista, pero a su vez realista. Es bueno pensar positivamente, pero no debo vivir de fantasías. Los pensamientos positivos, tienen que ser para que su poder actúe, también basados en la realidad. Volvemos aquí sobre el tema de hacer nuestros pensamientos plausibles de cotejar con la realidad. La diferencia entre la imaginación fructífera y la fantasía es que la una me ayuda a crear una realidad posible, y la fantasía, aunque esté basada en un ideal, este es un ideal impracticable en las condiciones actuales y lo será en el futuro.
  3. Actúo en una dirección determinada, aunque más no sea para llegar a la esquina y doblar en otro sentido. A veces para cortar el ciclo de pensamientos y preocupaciones, me pongo a hacer algo, aunque más no sea barrer la calle, y entonces, el maremoto de pensamientos frena y dejo de estresarme.
  4. Celebro los pequeños logros y no pierdo el optimismo. Es importante celebrar la consecución de nuestras metas aunque no sean sino pequeñas victorias. Porque estas victorias me darán auto-estima y estímulo para seguir adelante. Cómo decía Lair Ribeiro en su gran Clásico “El Éxito no llega por casualidad”:

“El Éxito es conseguir lo que se desea. La Felicidad es apreciar lo que ya se ha conseguido”.

Metas S.M.A.R.T (específicas, medibles, alcanzables, realistas y en determinado tiempo).

Minimizar el “quiebre” meditando

En el Coaching se habla de “quiebre” y se refieren a el cómo el momento dónde el proceso de la vida deja de ser “transparente” y se produce una especie de despertar. Porque consideran que hasta ese momento la persona estaba dormida en una determinada situación.

Realmente la situación siempre estuvo ahí, pero nosotros no eramos conscientes de ella, tuvo que haber una agudización de la misma para que pretendiéramos que estaba allí.

hqdefault (1).jpg
Foto fuente: youtube.com

De cualquier manera no siempre los despertares son tan bruscos. Muchas veces podemos tomar conciencia de una situación que nos traerá conflictos, antes de que la misma se presente y hacer algo al respecto para evitar o minimizar sus consecuencias. Esto es un hecho para algunas filosofías cómo el Budismo, y está bien expresada en sus cuatro nobles verdades.

La meditación me ayuda a minimizar estas consecuencias

Particularmente el método que yo elegí y a mí me funciona es la meditación Raja Yoga, la cuál me ayuda a calmar los pensamientos para tomar decisiones más integras, que me permitan evitar futuras consecuencias evitables.

Porque muchas veces tomamos decisiones mientras nuestro intelecto está coloreado por los colores de la inestabilidad que vivimos en el mundo moderno, sobre-informado, dónde perdemos de vista cuál es nuestro propio punto de vista justamente por la falta de perspectiva que tenemos a veces, que hace que nos identifiquemos con casas que vienen de afuera de nuestra mente, que nosotros importamos y tenemos la ilusión que sino nos ponemos a tono con esa realidad ilusoria, que a su vez experimentan casi todas las personas, entonces no hay otra forma de hacer las cosas.

Pero podemos buscar una tercera posición, que nos permite tomar las riendas de nuestra vida porque nos pone en el medio de todo lo que llega y pasa por nuestras vidas, una posición de observador desapegado, que ve las cosas cómo un testigo imparcial para tomar la decisión más beneficiosa para el y la situación en la que decidió involucrarse porque asumió la responsabilidad que le toca de las cosas, pero también por libre elección y a todos nos gusta sentirnos libres de elegir.

Esa posición, decía, particularmente la logro en varias situaciones de mi vida gracias a la meditación Raja Yoga, que practico en Brahma Kumaris.

Te dejo un link a un centro cerca de tu lugar de residencia para que tu también te acerques a esta técnica de meditación sencilla pero que a su vez profundizará tu vida. (Todas las actividades de Brahma Kumaris son libres y gratuitas).

Candenu, la que satisface los deseos de todos

El recuerdo de Dios, es el alimento del intelecto, es cómo el Sol, más bien, que ayuda a procesar el alimento del conocimiento que nos da El Padre, en la forma del Profesor Supremo.

vaca-z
Foto, fuente: tuotrodiario.hola.com

No es necesario reparar en las debilidades de los demás, en los errores que alejan su espiritualidad de su consciencia. Las almas que no conocen a Baba, tienen un lema y es “matar o morir”, nosotros hemos muerto en un segundo, porque conocemos a Baba y experimentamos que Dios nos colma espiritualmente.

El es el Donador de Paz y Felicidad, el que satisface todos los deseos puros del alma. Y nos convierte así también a nosotros en este sentido. Los primeros que se han vuelto tan elevados y espirituales son Baba y Mama, por eso a Mama se la recuerda cómo Candenu, la boca de la vaca, la que satisface todos los deseos.

Y nosotros, numéricamente, de acuerdo al esfuerzo que realicemos, también nos podemos convertir en esto.

¿Cómo podemos concretamente?

Siguiendo las Direcciones del Padre, su Shrimat, teniendo su compañía en el intelecto, si recordamos a otros seres humanos, es que tenemos apego a ellos.

Entonces la clave es morir en vida, en el intelecto, que el intelecto se vuelva la vasija vacía, así podemos llenarnos de paz a través de la meditación con Dios.

Cuándo la situación se vuelva fuego, solo podremos servir a través de nuestra mente, todos buscan refrescarse cuándo hay fuego, buscan la paz, tenemos que convertirnos en personificaciones de la paz, que los demás sientan que solo pueden venir a nosotros a experimentar paz.

Eso es ser una personificación del Recuerdo.