¿Por qué a veces sentimos incertidumbre del futuro?

Estamos en una era de contrastes, si los hay. Por un lado la tecnología nos conecta a todo y a todos casi instantáneamente, y por el otro lado, niños en varios puntos del Globo, mueren de hambre siendo que hay comida de sobra para todos ¿A qué se deberá que pareciera que tenemos todo para ser felices y aún, teniendo lo suficiente siempre queremos más?

Se debe a que por un lado el ser humano, está dejando atrás un viejo mundo, con sus viejos paradigmas, más lineales y fragmentados, dónde uno era en base a lo que tenía materialmente y por otro está viniendo algo nuevo, con una visión más cíclica de la vida, de una experiencia más holística, integradora, dónde no basta con tener sino se es feliz con lo que tenemos.

imagen-de-brahma-kumaris-portugues-la-comprensic3b3n-tiempo2-compressed.jpg

¿Pero cómo podemos ser felices en este mundo de constante cambio?

La respuesta a esto también es integradora, porque estamos en un momento de integrar las partes individuales del ser en sus elementos constitutivos, nuestro corazón que estaba dividido, comienza a buscar la síntesis, la unidad de todo y todos, si bien seguimos manteniendo una visión analítica en nuestras tareas diarias y trabajos, vamos rumbo hacia una unidad cómo decía de todos y todo. Por lo tanto, para ser felices, necesitamos vivir con los pies, lo menos posible en el viejo paradigma, y nuestra mirada en el futuro brillante que está llegando.

Pero ahora, no estamos ni en un lado ni en el otro, por eso es un tiempo de transición, de profundos contrastes, y aparentes contradicciones. La felicidad, está en esos pequeños momentos dónde nuestra existencia se integra con la existencia de todos y todo. Dónde sentimos que hay un propósito en las escenas que estamos viviendo ¡y vaya que lo hay!

¿Pero cómo podemos encontrar sentido de propósito a estos cambios?

En un mundo hiper-conectado, la Globalización se hace presente casi en cada rincón de nuestras vidas, es fácil perderse en las quimeras de lo superficial, y olvidar la esencia, y es que:

Todos estamos conectados porque todos somos hijos de Dios, y por lo tanto hermanos, cómo almas, eso es lo que tenemos todos en común, una conciencia de cómo deberían ser las cosas en este planeta, y la angustia es producto muchas veces, de que no logramos conciliar nuestro deber ser, con la oscura realidad de la que somos victimas (y victimarios) a veces.

Para encontrar propósito, es esta selva de espinas, necesitamos tomar conciencia de que somos parte de la solución. Desde nuestro humilde lugar podemos ser granitos de arena, y juntos podremos mover montañas. La única cosa segura, estemos en el estado que estemos, es que lo único que podemos cambiar, aunque sea un poquito es a nosotros mismos. Y cómo reza la PNL, pequeños cambios hacen hoy más que nunca, una gran diferencia.

Poco a poco, día a día, podemos aportar nuestro granito de arena, y contribuir a que el cambio sea un evento significativo para aliviar el dolor de los que nos cuesta, y me incluyo por supuesto, tomar conciencia de que vamos hacia la re-integración de nuestro ser, y que inevitablemente el mundo se convertirá en un lugar infinitamente mejor al que estamos ahora acostumbrados, justamente la esperanza de este mundo mejor, es lo que nos puede dar el combustible, la motivación para mantener la Fe de que yo ya no pertenezco al viejo mundo/ paradigma, y que si bien todavía no soy un habitante de ese nuevo mundo, por aportar ahí dónde pueda mi granito de arena, vivo en la felicidad de haber hecho lo correcto, de ser parte de la solución, y dejar atrás un poquito de lo viejo en mí, para abrazar lo nuevo, un mundo más sano y equilibrado.

La negatividad se llena con la luz de la esperanza

En este fin de año, tendríamos que hacer frente a un montón de situaciones que nos consumen nuestra energía y sentimos que nos quitan el tiempo y las ganas de vivir.

Pero solo tendremos que hacernos cargo de aquello que la naturaleza nos ponga en frente. No necesitamos abarrotarnos y llenarnos de miedo al ver todo lo que tenemos que hacer en tan poco tiempo. Siempre cuándo pienso de esta forma, me surge la frase del Evangelio: “Bástale a cada día su afan”, que creo que es del Evangelio de Mateo.

new-year-3357190_1920.jpg

Un año más llega a su fin, es verdad, pero depende de nosotros ver el vaso medio vacío o medio lleno, piensa que a veces es una cuestión de actitud. Y el otro día veía en el canal de música MTV a una Rapera (dakillah), que justo entonaba: “Dicen que es solo actitud, pero actitud veo poca”, y solo puedo reirme por dentro cuándo la escucho ¿pero no será que tiene algo de razón?

También es cierto que en no pocas ocaciones, sentimos una presión considerable, que nos impide volvernos positivos, con lo cuál nos cuesta tomar la decisión de hacerlo. Pero por ejemplo, para mí me funciona en esos casos, tomar conciencia de las palabras de los grandes santos y sabios de todos los tiempos, que nos recuerdan que todas las cosas son para el mayor bien de todos, y todos significa incluso para aquellos que pareciera que se están causando a sí mismos y a otros un gran mal con sus acciones.

Si bien es cierto que esta gente realiza acciones que dañan temporalmente a los demás y no solo a sí mismos. También es cierto que al final, esas acciones serán labadas y purificadas por el fuego del karma (¿El Karma es negativo?), con lo cuál volverán al Hogar sanas y salvas. Nuestro papel aquí es realizar acciones lo más limpias y puras posibles para cooperar con aquellos que trabajan para que el mundo sea un lugar un poco más habitable a pesar de todos los fenómenos adversos que estamos viviendo.

Por lo pronto, queda la fe y la esperanza en lo que dicen y dirán estos grandes sabios, que nos recuerdan que no hay mal que por bien no venga. Y Olvidar, por lo menos por lo que duren estas fiestas de transición de un año a otro, las cosas adversas y enfocarnos en compartir momentos importantes con aquellos que no vemos tan seguido, pero forman parte de nuestros grupos sociales, y tener en cuenta que estas fiestas no son solo para distenderse y divertirse, sino para unirnos y generar una sinergia que nos ayude a enfrentar los desafíos de un nuevo período, una nueva oportunidad de hacer las cosas con amor y paz.

¡¡FELIZ 2019!!

OM SHANTI (Soy un alma de paz).

A la Gloria de Dios, Gran Arquitecto del Universo

Estaba viendo mi Facebook, y me llamó la atención unas iniciales que había en un grupo de meditación al cuál me uní. Esas iniciales decían A.G.D.G.A.D.U. Inmediatamente googlie las iniciales y me salieron entre todos los resultados, algunas publicaciones que hacían referencia a la Masonería, y explicaban que dichas iniciales significaban A la Gloria de Dios, Gran Arquitecto del Universo.

Ahí entendí todo, porque mis investigaciones exploratorias sobre los Masones y la Masonería, me llevaron a entender que ellos usan metáforas de la Construcción en todo su corpus filosófico, ya que los actuales masones descienden de sus homónimos pre-burgueses que se dedicaban entre otras cosas a transmitir de boca a oído, los secretos de cada arte utilizado en la construcción de templos y basílicas en la Edad Media.

maxresdefault (9).jpg
Foto, Fuente: youtube.com

Luego entré en un vínculo de Wikipedia, y allí vi algo que me llamó más la atención, y es que los Masones, creen en el Ser Supremo, al cuál le llaman El Gran Arquitecto del Universo, pero más bien le permiten a cada miembro de sus logias, creer en su Dios personal, en esto contacta con los Rosacruces y su idea del “Dios de su corazón o Dios de su comprensión”.

Y fue ahí que dije, a que interesante, en ese sentido, tanto los Masones, cómo los Rosacruces, no adhieren a dogmas religiosos, sino que más bien, fomentan la espiritualidad, al nivel Universal que cada miembro lo acepte o lo integre en su vida.

Y por ende, aceptan miembros de todas las religiones, sectas y cultos. Igual que Brahma Kumaris, institución a la que yo pertenezco, y con la cuál aprendí a meditar con el método del Raja Yoga, y con la que también he participado de sus meditaciones por la paz mundial, que se realizan todos los 3eros domingos del mes en los centros de Brahma Kumaris alrededor de todo el mundo, actividad completamente laica y Universalista, porque se reúnen practicantes de cualquier método de meditación, e incluso practicantes de la oración que con su buena voluntad deseen enviar pensamientos de paz al Mundo para ayudar a curarlo un poquito, que es bien sabido, lo necesitamos.

Es imposible que avancemos en este mundo, sino confiamos en las especialidades de todos, solo así podremos salir adelante en un mundo tan inter-dependiente. De ahí la importancia de unir y no segregar y que me parece que este tipo de instituciones no tanto religiosas que espirituales, buscan desde sus cimientos (uh me salió otra metáfora de la construcción).

Así que te invito a que tomes confianza en el poder de tu mente, y de cómo tu mente puede unir los corazones de cualquier ser humano, sea cuál sea su raza o credo. Que eso es lo que necesitamos ahora, y es un buen momento ahora que se acerca la Navidad, recordar que nuestro creador, El Gran Arquitecto del Universo, no tiene exclusividad con ninguna raza en especial, el Es de toda la Humanidad, lo cuál no quiere decir que no tengamos que respetar las diferencias culturales que nos unen más en nuestras igualdades.

=>link al artículo de Wikipedia mencionado en el Artículo: https://es.wikipedia.org/wiki/Gran_Arquitecto_del_Universo

La Paciencia es la Clave de los Procesos Vitales

La paciencia es producto de los 8 habilidades que nos aseguran una relación sana y estable con nuestro entorno. A continuación comparto mi visión acerca de la paciencia, a la vez que digo cuál es para mí el contexto en el que esta virtud me parece más útil. Todo esto precediendo a una breve explicación de estas habilidades. Ten en cuenta que esto me funciona para mí, lo cuál no quiere decir que sea algo universal porque todos somos distintos, pero a la vez nos enriquece cuándo intercambiamos visiones.

headboletinjulio.png
Foto, fuente: vozdepaz.net

¿Qué es la paciencia?

La paciencia es una de las virtudes más útiles en estos tiempos, justamente por su escases. Operar en este mundo sin paciencia es cómo ir en un vehículo por la autopista sin frenos. Se pierde el control, y lo que es más grave, pierdo la dimensión de las cosas y se me van de las manos.

Necesitamos paciencia para hacer nuestras vidas más agradables y útiles, porque la paciencia me hace esperar cuándo es inútil avanzar, hay que saber respetar las señales que el “semáforo de la vida” me pone enfrente.

¿Cuándo debo tener paciencia?

La paciencia es necesaria en las situaciones que frecuentemente atravesamos. Por eso es útil tenerla a mano en nuestra “caja de herramientas” de las virtudes y emociones positivas.

La conciencia del alma, nos ayuda positiva-mente a generar y expresar más paciencia.

¿cómo?…

Nos ayuda a parar, a ser capaz de volverme un observador de mis procesos de tal forma que me vuelva un observador desapegado. Algunas situaciones más que otras nos demandan que nos involucremos, cuándo sintamos que estamos en el ojo de la tormenta, poco podemos hacer, más que mantener una sana actitud de paciencia.

¿Que es lo que más nos demanda paciencia?

La vida es un sube y baja emocional sino sabemos observar las situaciones sin involucrarnos. Por lo tanto alguna disciplina espiritual que nos mantenga ocupados a la vez que permanecemos introvertidos, nos ayudará a pensar psicológicamente y de esta forma poder fluir y adaptarnos en las situaciones. Esto, cómo dijimos en el apartado anterior, lo podremos hacer cuándo las situaciones nos permitan tomarnos algún tipo de grados de libertad para actuar.

¿Cómo podemos mantener paciencia en las situaciones de la vida cotidiana?

z1012247_538200186278538_998157019_n[1] - copiaEsta es la pregunta que prácticamente todos nos hacemos en algún momento, y a veces varias veces al día. Y es que todos tenemos nuestra formas predilectas de perder nuestra paciencia. Para eso necesitamos encontrar un punto desde el cuál podamos actuar, y para esto necesitamos encontrar nuestro espacio interior de paz y silencio.

A continuación comparto contigo mis 8 tips de disciplina mental/ espiritual, que me ayudan a mantener la paciencia cuándo todo parece indicar que hay que hacer lo contrario.

8 Tips para mantener la paciencia frente al Caos

  1. Mantener una sana actitud de introversión frente a la vida. Hay dos formas comunes de vivir la vida, exteriorizándolo todo hasta el punto en que pierda conexión con mi ser, o siendo tan exageradamente introvertido que no se me escape ni una emoción, pero en ambos casos estamos en una posición ficticia, dónde no hay un equilibrio entre el mundo (Macrocosmos) y mi ser (Microcosmos). Volvamos a recordar aquí que las situaciones nos arrastran a actuar y a determinadas experiencias y que no podemos evitar a veces tener que dejar nuestro asiento de observador y entrar en la acción. Por lo tanto el equilibrio es la clave.
  2. Tomar solo lo bueno. Cúando nuestro intelecto entre en su función de discernir y razonar, tratemos de que solo piense en aquello que es estrictamente necesario. No tengamos ningún deseo de realizar alguna acción, menos de realizar acciones inútiles o que dañen nuestra auto-confianza. Soy lo más valioso que tengo, y sino me “cuido” en las situaciones, y me expongo a los dichos y juicios infundados de otros o a los de mi propio ego, entonces saldré afectado en mayor medida de lo que amerita la situación.
  3. Aceptar aquello que no podemos cambiar. Una vez que tomamos lo bueno, estamos en condiciones de saber aquello en lo que inevitablemente tendremos que intervenir. Concediendo la debida importancia a los detalles pero no dejándome abrumar por ellos. Hasta el punto que sea tolerante al medio exterior extraño, en esa medida seré capaz de aplicar luego la paciencia.
  4. Sacar conclusiones del ambiente. La tolerancia nos permite sacar percibir las cosas con claridad meridiana, gracias a la acción de la actitud introvertida y observadora.
  5. Decidir el curso de acción a seguir. Una vez que percibo (no solo veo) sino que uso todas mis facultades subjetivas al servicio de mi espiritualidad, decido implementar un curso de acción que me ayudará a obtener el máximo beneficio, junto con la menor sensación de perdida. La acción puede basicamente ser de dos tipos, que configuran una actitud frente a esa situación. Tal es así que puedo adaptarme a la situación o transformarla, y cada vez me voy acercando al momento en que la paciencia larga su bello perfume.
  6. Adaptarme a la situación. Si considero que no es bueno, ni útil que me embarque en transformar la situación, ya sea porque considero que no poseo todavía los recursos (en cuyo caso tendríamos que tener paciencia hasta que logremos conseguirlos), o porque siento que no voy a poder tolerar la situación sobre mis espaldas, puedo decidir adaptarme. Hay que aclarar que si opto por adaptarme ya estoy en cierta medida transformando una situación que no puede ser del todo positiva en algo positivo, aunque en algún momento necesitaré transformar más profundamente la situación.
  7. Transformar la situación. Cuándo me siento en capacidades de hacerlo, actúo con Fe y Determinación. Es necesario tener el cuenta que toda acción genera una reacción igual y opuesta (La Ley de Newtoon), y parte de esa reacción vendrá en forma de ciertos “costos” que pagaré por actuar, nada es gratis en esta vida, ni siquiera tomar un vaso de agua. Pero así las cosas no puedo posponer indefinidamente una respuesta más asertiva a una situación en la vida, porque eso dejaría de ser paciencia y se transformaría en pasividad.
  8. Tener la intención siempre de servir a un proceso mayor a mi mismo. La conexión con lo espirutalidad me hará cobrar una nueva dimensión de las situaciones, con proposito, y me hará dejar de ver los obstáculos en el camino cómo tales y en su lugar los veré cómo escalones en la escuela de la vida, que me genere motivación y ganas de vivir y salir adelante.

Cómo Evitar la Decepción

La decepción es producto de expectativas demasiado altas que no se cumplen. Pero la realidad a veces dicta sus propias reglas. Generalmente cuándo hay decepción es que hay angustia y preocupación por una situación dada, y esperamos soluciones mágicas que muchas veces reducen la tensión pero que no llegan a solucionar el problema completamente. La solución que exploramos aquí incluye la meditación y la espiritualidad.

0001160719.jpg
Foto, fuente: ultimahora.com

¿Qué es la decepción?

La decepción se da cuándo mis expectativas no son satisfechas, y esto puede ser producto de tener un umbral alto de cómo deben ser las cosas, pero ¿Qué son las cosas? Qué es aquello que consideramos importante y nunca se verifica en la realidad. Esta es una pregunta importante y antes de dirigirnos hacia una meta primeramente tenemos que haber descrito esa realidad usando algún procedimiento de validación de metas cómo el S.M.A.R.T. (al final un vídeo breve sobre el tema).

Cómo dice la máxima de la PNL: 

“Sino sabemos hacia vamos cualquier camino nos lleva”.

Entonces cómo primera medida tenemos que definir nuestros objetivos de manera que casi podamos palparlos con nuestra mente cómo si fueran nuestras manos.

¿Cuándo comienza la decepción?

Siguiendo con este órden de ideas, la decepción comienza cuándo sentimos que nuestros días pasan y nuestros recursos se desgastan, sin que obtengamos un resultado significativo en algún plano concreto (ej.: matrimonio, trabajo, familia).

Entonces, al no tener definido que es aquello que voy a experimentar cuándo consiga mi objetivo o meta (producto justamente de no haberlo visualizado con precisión previamente), entonces puedo pasar delante de ello y no verlo, al igual que puede pasar frente a la oportunidad que me llevará al éxito y no percibirla, porque mi cabeza no tiene un enfoque claro.

¿Cómo evitarla?

Entonces para evitar la decepción yo hago lo siguiente:

  1. Mantengo mi mente clara libre de pensamientos inútiles que sobrecargan mi cabeza y me hacen perder el foco de lo importante. La operación que me llevará a concretar requiere paciencia, cómo uno de sus factores principales (aquí hay un vínculo a un artículo previo sobre la paciencia que he realizado estos días), y la paciencia se ve favorecida por un proceso de 8 pasos que incluye (introversión, empaquetar, tolerar, discernir, decidir, adaptarme y transformar para finalmente cooperar).
  2. Tengo una visión optimista, pero a su vez realista. Es bueno pensar positivamente, pero no debo vivir de fantasías. Los pensamientos positivos, tienen que ser para que su poder actúe, también basados en la realidad. Volvemos aquí sobre el tema de hacer nuestros pensamientos plausibles de cotejar con la realidad. La diferencia entre la imaginación fructífera y la fantasía es que la una me ayuda a crear una realidad posible, y la fantasía, aunque esté basada en un ideal, este es un ideal impracticable en las condiciones actuales y lo será en el futuro.
  3. Actúo en una dirección determinada, aunque más no sea para llegar a la esquina y doblar en otro sentido. A veces para cortar el ciclo de pensamientos y preocupaciones, me pongo a hacer algo, aunque más no sea barrer la calle, y entonces, el maremoto de pensamientos frena y dejo de estresarme.
  4. Celebro los pequeños logros y no pierdo el optimismo. Es importante celebrar la consecución de nuestras metas aunque no sean sino pequeñas victorias. Porque estas victorias me darán auto-estima y estímulo para seguir adelante. Cómo decía Lair Ribeiro en su gran Clásico “El Éxito no llega por casualidad”:

“El Éxito es conseguir lo que se desea. La Felicidad es apreciar lo que ya se ha conseguido”.

Metas S.M.A.R.T (específicas, medibles, alcanzables, realistas y en determinado tiempo).