Estilo de aprendizaje

Vivimos en mundo donde los temas para aprender son cada vez más dinámicos.  Para adaptarse es necesario tener varias formas de aprendizaje.  No quita que cada uno tenga su forma favorita, la que generalmente le facilita las cosas.  En este artículo veremos 3 de las diferentes formas de presentar la información para que nuestra mente pueda procesarla.

file0001436807489

¿Eres de los que aprenden visualmente o auditivamente?

Cómo dicen los maestros de la PNL hay algunos que aprendemos más fácilmente viendo las cosas que escuchando acerca de ellas.  Para los primeros es más fácil aprender viendo imágenes, cuadros explicativos, también son importantes los gestos de las personas que tratan de explicarles.

Para los auditivos pueden hacer más distinciones, y por ende prestar atención y aprender cuando se les habla en tono de voz pausado, con flexibilidad en las palabras.  Con un idioma que vaya directamente a su cerebro.  Para ellos las palabras y el tono de voz, así como los efectos de sonido funcionarán mejor con ellos.

¿Apréndes más fácilmente viendo el camino recorrido que el que aún te falta por recorrer?

Algunas personas aprenden más fácilmente viendo y estudiando el camino recorrido como ser humano.  Es el caso de los antropologos.  Su visión es acerca de los valores de la humanidad del pasado. 

Igualmente hay otras personas que les gusta proyectarse hacia el futuro.  Estas personas aunque valoran el pasado, lo ven como una fuente de información para poder cumplir con sus metas a futuro.  Este es el caso más de las personas prácticas.  Empresarios y hombres de negocios.

¿Aprendes viendo los contrastes?

Hay ciertas personas, y me incluyo entre ellas, para las cuales es más fácil aprender viendo los contrastes.  Es natural que veamos que el mundo está en crisis.  Lo veamos por donde lo miremos.  Las oportunidades suelen ir detrás de los problemas que dejan los avances tecnológicos.

Sí, es cierto que el mundo y por ende el hombre está en crisis.  Pero eso no nos tiene que llevar a perder la esperanza.  Nunca hubo como hoy adelantos tecnológicos pero no todos tienen que emplearse en contra nuestra como raza.  Hay otra solución  Se puede descartar el exceso de tecnología en nuestras vidas.  Por ejemplo, sino es necesario usar el celular, es mejor dejarlo en la mesa de luz.  Usar el tiempo para algo más productivo para nosotros y los demás.

Para poder ver lo positivo del mundo tengo que hacer algo positivo que beneficie al mundo.  Tengo que volverme parte de la solución.  Ir más allá de los problemas que me aquejan considerablemente y que gracias al desapego podrían transformarse en oportunidades de cambiar mi personalidad para bien.  Cómo Ghandi decía:  hay suficiente alimento para alimentar a todo el mundo, pero no su codicia.  La clave es la apertura del tercer ojo que da la visión espiritual. 😉

Anuncios

Todas las almas humanas tienen las mismas cualidades que Dios

A veces me sorprendo sintiéndome inferior y superior a los demás. Y ambos estados se suceden indistintamente una y otra vez. Pero en definitiva hay que comprender que todas las almas tienen las mismas cualidades que Dios. Y eso implica que todas las almas tienen la misma calidad de pureza, paz, amor, poder y verdad que Dios. Y eso es porque Él es nuestro Padre.

Imagen-de-alma-y-Dios2

No hay ninguna diferencia entre las cualidades de Dios y nosotros. Somos igual de elevados que Él. Sólo que nosotros hemos olvidado nuestras cualidades y como producto del olvido los vicios del ego, apego, avaricia, lujuria e ira se han apoderado de nuestra mente e intelecto. Pero la tarea de Dios es ayudarnos a recuperar nuestra dignidad.

Esto me ayuda porque en el trajín de las cosas, a veces me olvido de que mis hermanos las almas tienen una forma espiritual. Una buena forma de recordar la cualidad incorporal de nuestro estado original es recordando estas 5 cualidades. Eso me ayuda a elevar mi visión. También me ayuda a confiar en los otros y en mí mismo porque Dios me enseñó que somos almas, igual que Él y también me enseñó que todos y recalco acá: TODOS sin excepción tenemos estas 5 cualidades, que a su vez se combinan para dar expresión a todas las virtudes adorables que vemos en los demás y porque no de forma desapegada en nosotros mismos.

Ya podrá ver el lector que esto me ayuda en los momentos del día tediosos donde la motivación decae. También me sirve para mantenerme alerta. Para no dejar que la moral baje y entonces me sorprenda hablándome a mí en forma de crítica y diga: este es así… este es asa… este es un tonto… como hace eso… mira lo que tiene este… este está cansado… este está cometiendo tal error… Cuando me pasa eso, inmediatamente recuerdo que fulanito o menganito o quien sea que esté adelante mío es un hijo de Dios, Él Padre Supremo de todas las almas y entonces solo tomo conciencia de que tiene la misma paz, amor, poder, pureza y verdad que Él Padre. Esa es la herencia espiritual nuestra y pertenece a cada uno de los hijos por igual.

Imagen de el alma en su estado de purezaLo mismo pasa conmigo. Cuando me sienta incomodo, o confundido en una situación, cuando tenga pensamientos negativos o inútiles sobre algo o alguien pensar inmediatamente soy un hijo de Dios y soy paz, amor, poder, verdad y pureza. Entonces cómo voy a desconfiar de mí mismo y de otros. Lo quiera aceptar o no es así.  Lo que pasa es que lleva un poquito de tiempo vivirlo.  Para eso es la meditación, para ayudarnos a acelerar el proceso.  Te dejo un link a una meditación acerca del alma, sus cualidades y El Padre del alma.  Dura 20 minutos, pero puedes practicarla en partes durante el día.

Estar atento sí, ser precavido, pero tener Fe

Estuve prestando atención, y prestando atención, pero aunque logré que casi no se me pasara ni un detalle por alto, no lograba desapegarme del Drama de la vida. Y es que el hombre tiene necesidad de controlar su vida, por lo menos en los aspectos que tienen que ver con su supervivencia, pero no debe olvidarse de lo espiritual. A veces pierdo el bosque por ver el árbol. Es decir, pierdo la visión del todo, donde también está la frescura de la interacción.

Desapegarse por tener Fe en el Drama

Es cierto que para poder entender donde uno está parado, se necesita analizar. Pero para avanzar se necesita confiar en el destino. Tener Fe en que las cosas se darán. Para eso, a su vez, hay que tener un modelo con ciertos valores, valores que yo considero que son correctos o verdaderos. Qué tenga probado que siguiendo esa receta, tendré éxito porque en el pasado esos valores funcionaron. Pero también tengo que tener flexibilidad porque una vez que eche a volar las cosas pueden cambiar en el aire.

Para mí, esos valores tienen que ser los ideales que me lleven a experimentar felicidad en la vida. No hay nutrición como la felicidad. Y más cuando esta felicidad no depende de nada físico. Un parámetro que me sirve como guía es tener los 4 verbos de la vida alineados: ser, estar, tener, hacer. Esto me sirve porque a veces me sorprendo tratando de estar en paz cuando la paz es lo que soy. Eso me lleva a permanecer en la esencia.

Permanecer en la esencia donde soy esos valores espirituales me ayuda a ser libre porque se que mientras me mantenga con esta conciencia lo que haga será correcto (por lo menos para mí) y eso me ayuda a des-apegarme del Drama y tener Fe. El resto es pura flexibilidad para adaptarme a la vida y transformar lo que me impide mantenerme en vuelo.

La confluencia del Océano y los ríos

La esencia llega para nivelar a la expansión cuando llega a su punto culmine y empieza a decrecer, ahí empieza la Edad de la Confluencia, donde hay una confluencia del Oceano (Dios) y los ríos (las almas). Hay una cuestión de posicionamiento, el cielo o el infierno no existen arriba o abajo respectivamente sino que son aquí en la tierra, en Bharat (La India) pero en distintos períodos en la humanidad.  Cuando hay novedad y pureza es el cielo y luego cuando se vuelve viejo el mundo es el infierno.  En ese momento viene Dios.

imagen-de-la-Forma-Oval-compressed

Existe un Hogar, el Hogar Incorporal del que vienen las almas a tomar cuerpos.  El Hogar es la puerta de salida del viejo mundo y justo estamos ahora en ese momento, dejando el viejo mundo para evitar los suplicios del infierno.  Shiv Baba, Dios, el Donador de salvación para todos, el Liberador de tristeza, el Guía ha venido a llevarnos con Él de vuelta al hogar.

En el paraíso hay una sola lengua y una sola religión.  Es decir se habla hindi y existe la Religión Original y Eterna de las Deidades.  El subproducto de un mundo que se hace viejo es la multiplicación y proliferación de cultos y castas diversas, con opiniones encontradas en muchos temas filosóficos. 

Pero en nuestro corazón tenemos la esperanza de que en algún momento encontraremos el preciado objeto deseado, sea este la paz (de nuestra morada original) la felicidad (del nuevo mundo), la filiación (con el Padre y la familia divina).  Pero aquí tenemos que hacer una distinción, Dios no es un ser humano.  No.  Dios es el Padre Incorporal, por eso lo recordamos siempre con la forma oval. Por eso Él nos recuerda como salir de este mundo en el que estamos atrapados en la esclavitud de los vicios.

Imagen-de-Shiv-Baba-compressedLa salida es la espiritualidad.  Hay una espiritualidad que enseña Shiv Baba (El Padre Incorporal).  Teniendo fe en Él y en Su conocimiento iremos al hogar y saldaremos las cuentas karmicas con felicidad.  Pudiendo salir del atolladero en que nos encontramos que cada vez nos quita más energía y felicidad.  Maya (la conciencia del cuerpo), nos ha robado la bondad.

Usando los recursos dignamente podemos recuperar la humildad y el amor propio que nos permitirán amar a nuestros hermanos las almas para ayudarlos a reconectar con su esencia como seres espirituales hijos del Padre Espiritual y volver al hogar de paz y silencio ahora en la Edad de la Confluencia.

Considerarme un ser espiritual y ver las virtudes de todos

Parecería una cosa idílica, pero es una cuestión de supervivencia. Día a día estamos asistiendo a formas de caos distintas, en esta situación parece difícil mantenerse positivo y pro-activo.

Es por eso que tenemos que practicar alguna disciplina de meditación, cuyos frutos son los que me sostendrán en los momentos que se avecinan. No lo digo porque sea clarividente, sino por el análisis racional de los acontecimientos de los últimos escasos 50 años.

Otra forma de tomar poder para estos tiempos es unirme a algún grupo de meditación. Los miembros de estos grupos son además de mis hermanos espirituales, quienes me ayudan con su visión y su compañía a enfrentar los desafíos.

imagenanimalEl mundo parece que no tiene remedio, pero con amor puedo aliviar el sufrimiento de sus habitantes. Desde una planta hasta un animal, y ni que hablar de un ser humano.

Lo que pasa es que parece más fácil pensar que el mundo se está llendo al diablo y que por no sé qué mecanismo de la evolución nosotros lograremos la adaptación necesaria para sobrevivir sobre la superficie de la tierra.

Este pensamiento es un “sálvese quien pueda” y paradójicamente genera mucha angustia. El antídoto para esto es la meditación que ayuda a conectar con la parte espiritual, la parte eterna que no es afectada por las relaciones y el mundo del cambio.

Inculcar el hábito de la meditación

Si meditar es tan bueno, ¿por qué tan pocas personas se aprovechan de este hábito? Y digo aquí hábito, como cuando aprendimos a caminar o andar en bicicleta. El tema es ¿Cuál es la motivación para aprender? La motivación para aprender en la vida es siempre evitar alguna forma de dolor o buscar placer.

La meditación se convierte en un hábito, como cuando aprendimos a caminar. Pero ¿es que no vemos el estrés que se nos presenta durante el día de diversas formas? ¿Será que nos gusta estar “bajo presión”? ¿Somos masoquistas? La cuestión es que vemos el estrés, pero pensamos que la vida necesita su cuota diaria de presión para que tenga más condimento.

Como aprendimos a leer o caminar.
Como aprendimos a leer o caminar.

O también, puede ser que los niveles de estrés sean altos, pero que creamos que nos descargaremos por ejemplo cuando salgamos del trabajo. En este caso los que tienen que sufrir nuestros arrebatos de ira o emoción violenta son nuestras relaciones más cercanas. El tema es que estas emociones violentas son una descarga transitoria. En última instancia es como tratar de apagar un incendio con gasolina.

¿Por qué? Porque al estrés que generó esta emoción, tenemos que sumarle el que nos generará una relación tirante con nuestra pareja, o nuestros hijos o padres. Entonces dirás: sino es bueno expresar las emociones de manera descontrolada con mis relaciones, ¿Qué hago? ¿Me las guardo? No, tampoco. Porque te enfermas. La respuesta es transformarlas.

Transformar significa que todo lo negativo que aparece en la pantalla de tu mente, puedes verlo y no identificarte con ello. Cuando surgen pensamientos negativos, como por ejemplo de ira hacia alguien que crees que te ha hecho alguna trastada, entonces recuerdas que él es un ser espiritual, igual que tú.

Al no identificarte con el cuerpo, permaneces liviano y dejas que emerja tu paz interna. Dejas que haya conexión de alma a alma, y si el otro no experimenta esta relación de hermandad que nos une, solo miras la relación como un observador desapegado. Con gran misericordia porque no se dio cuenta todavía que en la gran obra de teatro que representamos aquí sobre la tierra todos los actores tenemos un papel único e irrepetible.

De esta forma refuerzo el hábito que está creciendo en mi de no identificarme con el cuerpo, y recuerdo que soy un alma incorporal que originalmente es pura llena de todos los tesoros de los poderes y las virtudes.

carafaceolas

Lo que le pasó a Neymar y a Brasil no es gracioso

Sin ánimo de recargar las tintas no me parece bien que los argentinos se burlen de la lesión que tuvo Neymar y de que Brasil se haya quedado fuera del mundial (y son los organizadores). Lo que pasa es que se pone al fútbol como indicador del éxito de una nación y la identidad queda definida de una camiseta.

Espiritualidad 2014

El error surgió cuando el mundo se dividió en países de forma artificial, lo cual fue necesario para garantizarle a un conjunto de personas derechos que de otra forma no hubieran tenido. Pero ¿por qué? Según nuestro sistema los habitantes de un país están más evolucionados que otros porque disfrutan de mayor prosperidad.

Otra vez, se define la identidad de una nación por su situación económica. Los argentinos tenemos una tierra bendecida, con clima, recursos y paisajes de lo más variados y completos. Sin embargo tenemos dificultades para prosperar como sociedad y para que haya paz y armonía.  Lo que pasa es que hemos olvidado los verdaderos valores y los hemos reemplazados por los valores del consumo y del “sálvense quien pueda”. Pero nuestro corazón no puede  estar completamente satisfecho con cosas físicas.

Entonces nos preguntamos porque si tenemos recursos y un techo, y si somos afortunados no nos faltan la comida y la ropa; decía, nos preguntamos porque no somos felices. Muchas veces no nos hacemos esta pregunta conscientemente pero no hace falta ser un observador avezado para darse cuenta que hay gente que a pesar de tener todo vive estresada y es violenta.

Eso pasa en el fútbol. A pesar de que el mundial se está desarrollando con paz en términos generales, vemos un tipo de violencia más sutil como por ejemplo la de mis compatriotas argentinos cantando canciones mofándose de Neymar y su columna o los canales cantando la canción “Brasil decime que se siente…”.

Cuando veo esto me da vergüenza ajena. Pero lo que pasa ahí es que se juega mucho más que un partido de fútbol y es que las personas se identifican con su país y su equipo tanto que hasta se definen a si mismos en base a estos. Olvidan que el fútbol es solo un juego. Es verdad, en un juego hay vencedores y perdedores pero no hay que tomar esto último como una afrenta a la autoestima.

Hay dos cosas, por un lado el alma y por otro el cuerpo y no hay que confundirlos. No hay que actuar como si uno perteneciera al país donde nació el cuerpo, porque la verdad es que el alma hoy puede nacer en un país y de acuerdo a su karma en el futuro puede nacer en otro. La actual creencia del país donde nacemos es un problema endémico, porque de chiquitos todos aprendemos unos “valores nacionales” y entonces sufrimos cuando son amenazados por un elemento extraño.

La culpa no es del gobierno o de las empresas porque todos funcionamos bajo la misma ilusión y programa.

Rutinas para meditar

Para tener una sana discriminación de que es lo correcto y que no en nuestro comportamiento debemos contar con un punto de referencia, algo que permanezca estable y constante y en lo que podamos ver nuestro reflejo como si fuera un espejo. Entrando en contacto y relación con este factor constante podemos deducir quienes somos nosotros y que es lo que le pasó al mundo. 

Este factor es nuestra propia alma.  Lo que pasa es que cuando recién tomamos un cuerpo en el mundo físico, experimentamos felicidad en su forma más pura porque no conocemos el vicio.  El tema es cuando nos olvidamos de quienes somos (con la sucesión de los distintos nacimientos) comienza a decrecer nuestro nivel de pureza por identificarnos progresivamente con el cuerpo.  Surgen así las cuentas karmicas.  Estas cuentas son con nosotros mismos y con otros.

Dadiji (dejó el cuerpo en 1997) Dadi Gulzart y Dadi Janki (las 3 líderes mayores de la Institución).

De esta forma la vida se hace más compleja y comenzamos a sentir el vivir como un “trabajo duro” con mayor frecuencia.  Lo que realmente necesitamos con urgencia es recuperar el contacto con nuestra naturaleza y simplicidad original sin descorazonarnos. Eso se logra recordándonos gentilmente durante el día que somos almas, sin importar que estemos haciendo en ese momento.  Volver al hogar, volver a la fuente.  La fuente de todos los poderes y virtudes es el alma, pero no podemos conectar con el alma si seguimos viviendo una existencia materialista donde no haya cabida para el pensamiento espiritual. 

Necesitamos disminuir la velocidad de los pensamientos y entrar en el espacio interior de silencio donde podemos experimentar esta verdad de quien y que somos (almas de paz, puntos de luz incorporal que brilla en el centro de la frente dotadas de mente, intelecto y subconsciente).  Pero simplemente pensarlo durante el día, especialmente en “uno de esos días” (como la canción de Pink Floyd), se vuelve muy difícil por la velocidad a la que transcurren las situaciones y entonces caemos en los viejos hábitos debido a identificarnos con el cuerpo.  De esta forma los vicios entran en acción (ego, apego, avaricia, lujuria e ira).  

Por lo tanto necesitamos crear momentos de meditación, generar una rutina. Normalmente  se recomienda hacerlo al principio del día, antes de entrar en contacto con nuestras actividades diarias y también una vez finalizadas nuestras actividades.  Con esta pequeña rutina consigo desapegarme de las situaciones y la mente sola aprende a poner un punto final al exceso de pensamientos inútiles que generan preocupaciones y con los cuales nos descorazonamos con nuestro esfuerzo por ser más puro de corazón. 

Lo maravilloso de la vida es que siempre nos da una oportunidad de arreglar hoy lo que ayer no salió tan bienMañana será otro día.

carafaceolas

La flor de loto crece en el estanque lleno de fango

Corresponde en esta edad de la confluencia del viejo y un mundo nuevo (llamada en la New Age la era de Acuario), hacer un cambio de identidad, desde lo material hacia lo espiritual e incorporal.

Cuestión de lógica

Usar la lógica
Usar la lógica

Comúnmente nos estamos identificando con las cosas y cuestiones físicas. Que son todas cosas que podemos palpar con nuestro cuerpo físico o cosas de las que sabemos porque se pueden inferir a través de la lógica (las leyes de la naturaleza). O sino también son cosas que podemos deducir usando la misma lógica como por ejemplo las leyes de la matemática.

Pero para llegar a ser conscientes de nuestra identidad como almas necesitamos un conocimiento que excede lo físico o material. Es necesario tomar conciencia de que por ejemplo, los pensamientos no los podemos ver aunque se puede experimentar su vibración, y el organo con el que podemos percibir esta vibración no es otro que el alma, y eso es lo que somos verdaderamente. Somos almas, puntos de luz incorporal en el centro de la frente.

Esto inmediatamente nos permite inferir (la lógica no es otra cosa que una capacidad del intelecto que a su vez es un órgano del alma), que nada puede dañarnos o lastimarnos realmente en esencia, solo al cuerpo físico. Para esto tengo que estar con esta conciencia de que soy un alma, nuevamente: un punto de luz incorporal en el centro de la frente (que no se puede ver con los ojos físicos pero que cuando se despierta trae luz a mi vida).

La personalidad espiritual es como nuestro ADN espiritual

El alma, un punto de luz incorporal
El alma, un punto de luz incorporal.

La conciencia del alma es lo que nos permite estar desapegados del cuerpo y en un estado de paz que me permite relacionarme con mis

semejantes en armonía y con amor porque los otros también son almas, entonces no veo sus defectos sino a la fuente de sus virtudes que no es otra que este punto en el centro de la frente. Este punto maravilloso contiene la esencia de la personalidad, la personalidad espiritual. Todos tenemos una especialidad en la vida, la cual es valorada en la vida y es la contribución que nos pide la sociedad.

Cuando comprendo que esta especialidad viene del alma, comprendo que es un rasgo espiritual de nuestra personalidad. Nuestra personalidad (espiritual) no es otra cosa que un conjunto de valores y virtudes que están más desarrolladas en nosotros porque son como nuestro ADN espiritual. Venimos con estos rasgos desde el principio de nuestro viaje aquí en la tierra. Es la materia prima con la que creamos y co-creamos la vida.

Hay que desmalezar para que crezca la hierba buena

Pero ocurre que junto con estos rasgos espirituales hay acumulados otros rasgos de conciencia de cuerpo que es la que fuimos embebiendo también a lo largo de la vida. Estos rasgos son como un veneno que mata la conciencia del alma y nos dificulta expresar lo bueno y maravilloso que hay en nuestro interior. Es como la maleza que crece junto con la hierba buena.

La flor de Loto
La Flor de Loto crece en el estanque lleno de fango.

Tenemos que hacer un trabajo de limpieza interior, tenemos que purificarnos, aunque el mundo se halla vuelto impuro, tenemos que ser como la flor de loto que crece en el estanque en el agua con fango. Esta flor tiene una sustancia que la recubre y hace que su color blanco, radiante, no sea oscurecido por el fango. Es muy bella esta flor y es una metáfora del trabajo que tenemos que hacer ahora en esta edad del contraste entre un viejo mundo y el nuevo.

Nosotros decidimos, la recompensa es la dicha de disfrutar de un nuevo mundo donde reinará la paz y la felicidad, donde habrá abundancia de todo para todos. Para crear este nuevo mundo tengo que volverme un ayudante del Padre del alma, la Fuente.

Específicamente la ayuda que le presto a Dios Padre para obtener la herencia de este nuevo mundo es: primero volverme consiente del alma, luego actuar con la conciencia de la paz cuando medito en que soy un alma.

Ratos de silencio

Ratos de silencio
Ratos de silencio

Prueba incluir ratos de silencio en tu rutina, con esta conciencia de que eres un alma, un punto de luz incorporal en el centro de la frente y que en esencia está llena de paz, amor y pureza. Tomalo como un habito por ejemplo al levantarte o al final del día. De a poco verán la diferencia. Tienes que llegar a relacionarte con los demás como un alma y comprender que los defectos de carácter no te pertenecen. De esta forma vivirás mucho más leve y libre de preocupaciones, los demás notarán el cambio.

El resultado de este trabajo de purificación es usar esa especialidad que tienes como un regalo para el mundo, y digo aquí mundo porque cuando no halla ego de esta cualidad unica que tienes podrás entregarla al mundo sin importar quienes sean. Es volverme un ejemplo, como la flor de loto.

carafaceolas

Atención sin tensión

Si nos sentimos solos, seguramente es porque nos hemos alejado del camino recto. Dios quiere vernos felices, pero de acuerdo a la ley de causa y efecto experimentamos la misma calidad de energía que damos.

Él respeta nuestro libre albedrío porque es así como tiene que ser. Si no fuera así nos sentiríamos infelices porque no podríamos actuar con libertad y estaríamos obligados a actuar de una determinada manera. Pero la verdadera libertad, es decir la libertad de los hábitos y los vicios, requiere de un esfuerzo constante que consiste en prestar atención, pero sin tensión, para esto sirve la práctica de la meditación.

Una vez que he identificado cual es el curso de acción idóneo, me pongo sin prisa y sin pausa a actuar de acuerdo con los ideales más elevados que descubro en la meditación (amor, paz, justicia, libertad espiritual, etc.). Lo que pasa es que en el fragor de las situaciones nos olvidamos de actuar de acuerdo a estos ideales y actuamos según hábitos adquiridos que son malsanos (inseguridad, temor, etc.).

Estos hábitos se mezclan en nuestro interior y nos dejan la cabeza como una coctelera. Generalmente están mezclados con alguna forma de negatividad o más bien de debilidad que nos hace actuar sin pensar.Imagen de Budas

Estos hábitos generan tensión en nuestra vida y ni siquiera nos damos cuenta de ello. El remedio: poner un punto final al pasado y concentrarnos en nuestras fortalezas a través de la meditación.